junio 09, 2009

Enoturismo y gastronomía

Decía Alejandro Dumas Padre, el creador del Gran Diccionario de la gastronomía, que el vino es parte intelectual de la comida, y los alimentos no son más que la parte material de ésta. Creo que esta máxima que a buen seguro algún cocinero nos discutirá, encierra pocas dudas para quienes amamos el mundo del vino y con él, el enoturismo.

No es gratuito vincular la gastronomía al enoturismo. Los cocineros son los mejores embajadores del territorio. Son quienes con más facilidad pueden abrir las puertas de las bodegas y presentar los productos de la tierra a los visitantes y ¡Qué mejor entrada que ésta para fomentar el enoturismo!

Esto parece obvio y sencillo pero en la práctica resulta difícil encontrar este engranaje, me refiero al de restauradores, bodegas y territorio. ¡Cuántas veces hemos viajado a un territorio y hemos entrado en un restaurante en el que resulta labor difícil encontrar una referencia local! Y cuando la encontramos no pasa de ser algo marginal que no aporta nada especial del sabor del territorio.

Para escribir este post, revisé el número de restaurantes asociados a las rutas del vino de España. De las 680 empresas amparadas bajo alguno de los 11 “label” de las rutas, 273 son bodegas y 135 son restaurantes. La cifra parece muy pequeña teniendo en cuenta que la proporción entre unos y otras no responde al escenario real ni mucho menos. ¿Cuál es el motivo? ¿Falta de especialización por parte de los restauradores? ¿Falta de dinamización por parte de los entes gestores y de la administración que no ha sabido involucrar al sector de la restauración en los proyectos enoturísticos? ¿Intereses contrapuestos? ¿Falta de formación del sector de la restauración ante la comercialización turística? Seguramente serán una suma de muchos de estos factores y otros no apuntados.

Hablar de restauración y enoturismo no es sólo hablar de vinos en las cartas, es hablar de consumo de productos locales en los restaurantes, que al final redunda en beneficio de todo el territorio; es hablar de jornadas gastronómicas; es hablar de patrimonio gastronómico que perdura y se revitaliza; es hablar de elementos diferenciadores y señas de identidad entre territorios que pueden ser competencia; es hablar de repercusiones en los medios, gratuitamente además; es hablar de visitantes que llegan al territorio y que consumen, que compran, que visitan tiendas y comercios, bodegas; es hablar del sector primario y el sector servicios trabajando juntos, de la mano y por los mismos objetivo y mucho más.
No me quiero alargar más pero cuando hablamos de productos turísticos, evidentemente no estamos hablando de visitar únicamente bodegas. Sólo iendo unidos los distintos agentes del territorio: hoteles, restaurantes, bodegas, receptivos, enotecas, comercio, administración, espacios culturales, guías, empresas de actividades... lograremos que el enoturismo pase de ser un sueño de algunos bodegueros a ser una realidad económica y con futuro para el sector vitivinícola y los distintos territorios. (Espero no ser una optimista sin futuro)


(c) Alicia Estrada. 2009

5 comentarios:

  1. Hola! Me interesa mucho el mundo del vino y hace poco he comenzado un blog sobre el tema. Me gustaría hacer un intercambio de enlaces con tu blog. Si te interesa mi email es cheloperezmar@gmail.com.
    Gracias y saludos!
    Marcelo.

    ResponderEliminar
  2. Buen apunte Alicia. El maridaje entre vino y comida es un atractivo enorme para las rutas del vino. Requieren más imaginación que dinero para crearlos, y sin embargo, como tu dices, hay poca oferta.
    Un abrazo,
    Oriol

    ResponderEliminar
  3. Lo que hay es mucha desconfianza entre los empresarios y demasiados prejuicios. Una de las explicaciones posibles de la poca participación de los restaurantes en los proyectos de Rutas del Vino, ( dentro del modelo de Rutas del Vino de España) es que los propios empresarios de la restauración y tambien los hoteleros y muchas bodegas, no han sabido entender, aún, el valor de participar en este tipo de propuestas, donde un conjunto de recursos y servicios conforman el conjunto de atributos que definen la oferta de un territorio y que la dan valor. Cuesta en este pais ser "socio" de tu "competidor", una evidencia mas de la raquitica cultura de cooperación entre empresarios para el desarrollo de los sectores que confluyen en una zona con potencial para el turismo del vino. Aunuqe es de sobra sabido que un cluster turístico ha de involucrar a todos los sectores y al mayor numero de agentes de ellos, sin miedo a tener que repartir potenciales clientes,se dan muchas reticencias a colaborar y se prefieren las acciones aisladas a la creación de relaciones proactivas donde bajo la base del "todos ganan" el etrritorio se beneficia si se beneficial las partes. Una premisa básica en el trabajo de desarrollo , bajo un modelo de interdependencia, lo que hara posible que todos contribuyan, que la oferta sea mas rica, por autentica, original y diferente, y que el visitante lo perciba.
    Pero esto que escribo, a mi modo de ver , es solo una razón, pero hay más...

    Alicia mandame a mi correo una dirección postal donde mandarte el Estudio del Mercado Enoturístico de la Ribera del Duero que aún te debo. Si alguen mas lo quiere poneros en contacto en direccion@gescult.com
    Buenos vinos a todos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Rafael.

    Creo que has citado una razón muy importante. De acuerdo, no la única, pero la atomización, cuando se trata de competir en el sector turístico es especialmente grave. ¿Quién puede promocionar y comercializar su bodega en solitario? Pues evidentemente sólo los grandes, los que tienen recursos y bodegas que constituyen por sí solas un “destino” turístico. Pero éstas son 4 bodegas en Catalunya, otras tantas en Jerez, un pequeño grupo en Ribera, muy pocas en Rioja y poco más. ¿Y el resto?

    Si yo pudiera hacer alguna recomendación para crecer en este sentido, yo aconsejaría hacer algunos pequeños ejercicios del tipo:

    - ¿Qué tiene mi competencia que no tenga yo y me pueda resultar complementario?
    - Si yo sumara lo mío a lo de mi competencia, en qué nos podríamos beneficiar ¿cómo hacerlo?
    - ¿Qué podríamos compartir sin problema mi competencia y yo y que fuera beneficioso para todos?

    Por echarle una pensada ¡que no quede! Y casi siempre, cuando juntas a varios profesionales y les animas a hacer estas reflexiones, los resultados son muy positivos.

    Como dicen por Borgoña, "Bon appétit et large soif".

    ResponderEliminar
  5. Hola Oriol,

    ¡Cuánto tiempo sin verte! aunque regularmente me doy un paseo por tu http://greeningtourism.ning.com/

    Reconozco que mi inglés no es óptimo y por eso te leo pero me cuesta escribir en inglés, así que soy eso que hoy mismo me he enterado que se llama "Un lurker" http://dsanchez.blogs.mondragon.edu/2009/06/04/los-lurkers-y-sus-razones/

    Tu conclusión es escueta pero solemne: falta más imaginación que dinero y si esto lo unimos a lo que comenta Rafael de carreras en solitario, los resultados son del todo mejorables.

    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar

Gracias por compartir tus comentarios con nosotros:

(c) Alicia Estrada